[home]
...la única columna de cine donde los críticos no estamos amargados
Mudanza!
Estamos en plena mudanza, y tomará tiempo, pero los nuevos contenidos publicados están en www.cinenganos.com.

Este subdominio legacy tiene el archivo "viejo", y en mudanza.

Anuncios


 
Un amplio banquete para que los genios de los efectos visuales se deleiten en complacer nuestro ávido apetito de impacto y caos...
 
Newsletter
Suscríbete al newsletter sobre las actualizaciones y noticias de este sitio:


Estás en: home » películas » película El Día de Mañana / El Día Después de Mañana

   Sistema de calificaciones
The Day After Tomorrow
(EUA, 2004)
Título en España El Día de Mañana
Título en México El Día Después de Mañana

[Ver Ficha Técnica] (Ver Ficha Técnica)

Por Alex

Sinopsis  Debido a los cambios climáticos que el ser humano ha producido en el medio ambiente, una serie de desastres naturales y una nueva glaciación abaten al mundo. En medio de este caos, un científico tratará de salvar al planeta y a su hijo de la terrible destrucción.

El ardiente verano ha comenzado... con frío extremo

La tendencia a la destrucción del mundo, de un modo u otro, no cede terreno: Deep Impact, Independence Day y Armageddon lograron buena o excelente taquilla y, recientemente, The Core no destacó pero al menos mantuvo la idea en la mente de los espectadores.

En esta ocasión, puede que nos enfrentemos a una de las destrucciones más ‘justificadas’, una que no necesita recurrir a causas ajenas a nuestra propia responsabilidad y actividad: la respuesta (¿o es venganza?) de la Naturaleza ante las acciones del hombre, el Calentamiento Global. Una respuesta que desencadenará una nueva era glaciar, cuyo inicio implica lo obvio (para una película del género): destrucción en serie, tornados que borran la zona central de Los Angeles (letrero de Hollywood incluido), nieve en Nueva Delhi, granizo de tamaño mayúsculo en Tokio, y el inicio de la mayor tormenta de nieve de la Historia, con olas gigantes y la parafernalia obvia, ubicada en la ciudad favorita a destruir, Nueva York.

Es síntesis, un amplio banquete para que los genios de los efectos visuales se deleiten en complacer nuestra ávido apetito de impacto y caos, y todo con una historia subyacente en la que un paleoclimatólogo se encarga de prevenir y de enfrentar las consecuencias del deshielo de los cascos polares y su efecto en el clima mundial, al tiempo que trata de cumplir una promesa ‘simple’: rescatar a su hijo, atrapado justo en la ciudad donde no debía estar, y donde se encuentra por convivir con la chica a la que quiere...

En efecto, la cinta incluye junto con los visuales el cliché familiar (en una moral de tipo Buscando a Nemo), el cliché amoroso, y todos los clichés dramáticos que deseen (niños moribundos, rivales amorosos, enfermedades, amor maternal, amistades que sacrifican todo, y hasta lobos hambrientos), pero la idea es comprensible si pensamos en que es necesario algo más que el mero caos para capturar la atención entre destrucción y destrucción.

Como en todas las cintas de este tipo (un error que no termino de entender, pese a que sé que es necesario vender), los trailers se encargaron de reducir grandemente el efecto visual: mucho de lo que aparece en la publicidad queda dentro de lo más destacado de la cinta, y a partir de ello, el impacto ya no es tan efectivo, aunque se mantiene igual de impresionante. Los efectos visuales y la componente técnica de la cinta son tremendos, y aunque no se trata de algo que jamás hayamos visto (por ejemplo, olas grandes ya se vieron en The Perfect Storm, y Twister ya hizo lo suyo con tornados, reúnen la espectacularidad necesaria para que se disfrute sin culpas en este sentido, sumando el hecho de poder ver una inundación de dimensiones colosales, tornados con efectos que van de lo cómico a lo trágico, y uno que otro breve ejemplo de lo que sucede más allá de las fronteras de los EUA.

Sobre el reparto, destaca el hecho de no necesitar un elenco de apellidos mayúsculos para atraer taquilla (con nombres medios basta, pese a que hay algunos de la talla de un Ian Holm confinado a dar credibilidad adicional), y así basta proyectar a la pareja de jóvenes (Emmy Rossum y Jake Gyllenhaal a quienes hemos visto y veremos pronto en cada vez más cintas), con el apoyo de un estelar y compungido Dennis Quaid que cumple sin mayores aspiraciones. Puede decirse sin culpas que el reparto es lo de menos cuando lo que se pagará es el hecho de ver la destrucción y de captar el ritmo acelerado de desorden que sucedería si algo así fuese real.

En este tono, la elección de Nueva York como sitio a golpear no es del todo gratuita (por más que parece que todos quieren afectarla de un modo a otro en todas las cintas de destrucción), sino por cuestiones reales de latitud y situación: en efecto, de ocurrir cambios climáticos como los que se predicen ante el descongelamiento polar, sería una de las más afectadas (junto con varias en el resto del mundo, que no se muestran en la historia), y la ‘locación’ resulta ideal en más de un sentido.

La parte técnica marca la idea simple de que aspira a ganar todos los premios de efectos de imagen y sonido, y todas las categorías técnicas son excelentes, con uno que otro claro fondo digital, y detalles relevantes y acertados, como el marcar una atmósfera a partir de hechos como bandadas de aves migratorias, o tomas espectaculares de la atmósfera. Técnicamente, no hay queja alguna, el monto gastado está más que bien invertido.

Con guiños de tinte político claramente anti-Bush (quien no es necesariamente el más ecologista de los líderes de Estado actuales), y con alusiones de clara índole patriotera, el contenido moral o ecologista es sólo una excusa para disfrutar los visuales y la destrucción, pues el tono de las implicaciones políticas cae más en la comedia que en la credibilidad (pese a que, como mexicano, no pude evitar reír con las alusiones al cruce ilegal de las fronteras hacia México, o el comentario sobre la deuda externa de los países latinoamericanos), y el guión busca visuales pero no hace nada por los personajes, los diálogos o las implicaciones reales de un caos y el mundo enfrentándolo (por ejemplo, pese a que ocurre lo mismo con Europa, y más cerca, Canadá, nada pasa sobre ello), y hay cosas tan cuestionables como el hecho de la quema de libros (y no de mobiliario), la coincidencia ante la ubicuidad de los lobos, el 'atinado' comentario del mamut, el buque, las medicinas, y un sinfín de elementos que están ahí simplemente porque sí. ¿La relevancia? Bueh... la verdad es que nadie buscará nada de profundidad más allá de la profundidad del mar que entra a la ciudad, y el grado de ataque que se muestre.

En suma, una de esas de género que se disfruta sin culpas si sólo se van a ver los efectos, una impresionante muestra de talento técnico (hay varias empresas asociadas a los visuales, pero es la siempre admirable IL&M la principal fuerza destructiva de la pantalla), y una de esas que no aspira a nada más de lo que es, muy en la línea de las últimas cintas del director, Roland Emmerich, un destructor completo (Godzilla, Independence Day). Una fórmula probada de cine comercial de destrucción

Como cierre, y retomando lo de la destrucción de los EUA, creo que es digno de mención un hecho de ventas innegable e irónico: mientras que en los EUA el ingreso y la atracción subyace en el hecho del drama ante ver dañadas su vida y ciudades, el resto del mundo pagará la entrada precisamente por ese hecho, ya que a nadie le gustaría ver inundada y destruida una romántica Venecia, o ver agua de más en Ámsterdam o Barcelona, aún si fuese sin el poder de daño de una ola gigante. De un modo u otro, es justo el hecho de que el evento se dé en los EUA el que logrará que la inversión se recupere con creces.

Les dejo la reflexión asociada; me retiro a disfrutar el clima y a sugerir a los más dudosos que paguen la entrada (o el alquiler del DVD) con gusto si sólo buscan ver visuales. A la crítica amarga: permitan que el mundo se refresque un poco con visuales climáticos, y congélense hasta la temporada de cine serio, ya que el verano –visual, de taquilla y espectacular- ha llegado.

Señoras y señores, es oficial: ha iniciado ya un refrescante verano cinematográfico... La pelea ha comenzado.

Comentarios para esta columna que ya espera un mejor clima próximo...


Barcelona, 20 Mayo 2004 


Anuncios
Regresar

  Ficha Técnica
The Day After Tomorrow

Título en España El Día de Mañana
Título en México El Día Después de Mañana

País de Producción de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana EUA
Año de Producción de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana 2004

Director de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana Roland Emmerich 
Guión de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana Roland Emmerich
Reparto de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana Dennis Quaid, Jake Gyllenhaal, Emmy Rossum, Sela Ward, Ian Holm

Género de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana Acción, Drama, Ciencia Ficción, Thriller
Estudio de El Día de Mañana / El Día Después de Mañana 20th Century Fox

Regresar

 
El Día de Mañana / El Día Después de Mañana
Fechas de estreno
Fecha de Estreno en EUA 28 Mayo 2004
Fecha de Estreno en España 28 Mayo 2004
Fecha de Estreno en México 28 Mayo 2004

En contexto

Ultimos Artículos

Regresar
 
[home] [home] [admin]