[home]
...la única columna de cine donde los críticos no estamos amargados
Mudanza!
Estamos en plena mudanza, y tomará tiempo, pero los nuevos contenidos publicados están en www.cinenganos.com.

Este subdominio legacy tiene el archivo "viejo", y en mudanza.

Anuncios


 
Una de las mejores actuaciones que se verán en este año.
 
Newsletter
Suscríbete al newsletter sobre las actualizaciones y noticias de este sitio:


Estás en: home » películas » película Retratos de una Obsesión / One Hour Photo

One Hour Photo
(EUA, 2002)
Título en España Retratos de una Obsesión
Título en México One Hour Photo

[Ver Ficha Técnica] (Ver Ficha Técnica)

Por Alex

Sinopsis  Si alguien que no nos conoce –quizás alguien que no conociera la causa de la necesidad de tomar fotografías- viera un álbum de nuestras fotos, esas que tenemos de cada viaje de vacaciones, de los cumpleaños, de las reuniones de amigos donde la gente sonríe, donde todos, o casi, aparecen felices, lo más probable es que creyera que nuestra vida completa es enteramente feliz, que la suma de lo que somos se compone de sonrisa, momentos buenos y paisajes hermosos, de gente fotogénica y de causas (y efectos) de armonía... Porque es completamente cierto lo que Sy afirma en las frases anteriores, y en esta idea vital: nadie, o casi nadie, quiere fotografías de aquellas cosas que no quiere recordar, de la tristeza, de los momentos traumáticos, de aquellas ocasiones en que la imagen a nuestro alrededor sumiría en la más profunda tristeza y desesperanza a quien pudiera vernos retratados...

Un laboratorio de revelado de fotografías en una hora, tal vez uno de esos dentro de un centro comercial donde puedes hacer las compras en lo que se revelan las imágenes del último viaje, o esas que tienen algo de tiempo pero que gritan, claman por salir, por ser impresas, por mostrarse, por pasar un proceso químico y emulsiones que den color, tono y textura a nuestros recuerdos... ¿Qué pasa con nuestras fotos antes de que nos las entreguen? ¿Qué cantidad de experiencias, de recuerdos, de imágenes, de historias pasan por esos mecanismos que clasifican, cortan, imprimen y secan las imágenes?...

Robin Williams es Sy Parrish, un hombre solitario y sin familiares o lazos que tiene una obsesión secreta: anhela sentirse parte de una familia aparentemente ideal, los Yorkin; una de esas que –como se afirma en la cinta- parece sacada de las revistas y la publicidad: con una hermosa esposa que pasaría fácilmente por modelo (Connie Nielsen, Gladiator), un esposo con empresa propia (Michael Vartan), un hijo pequeño que hace deporte, un buen auto y una buena casa, con muebles de diseño. ¿En qué se basa su obsesión? Durante años, y como empleado de un laboratorio de revelado en un centro comercial, Sy ha seguido el crecimiento de su hijo, los cumpleaños, los momentos de alegría... y esto, obviamente, sin que la familia lo sepa.

La pregunta queda –de forma angustiante- en el aire: ¿qué marca la frontera entre nuestra vida, y esa vida que puede vivirse a través de alguien más...

La premisa -atípica y original- está llevada casi a la perfección, y el ambiente y tensión sobre los incidentes, y la forma en que los problemas empiezan a dibujarse, no sólo son efectivos sino que tienen un tiempo y orden perfectos. El tono minimalista y aséptico (sea en la imagen o en la música) se encarga de generar una atmósfera que obliga a sentir el estómago oprimido, y a crear una angustia vital, una tristeza contenida, y una serie de emociones que seguramente no gustará a muchos.

Las reflexiones de Sy, la voz en off que habla más allá de lo que vemos, tiene frases y propuestas más que dignas de poner -mucha- atención.

El tono gris de la vida de Sy, su vida pálida e incolora, se contrasta de forma excepcional entre su piel pálida (y sus cabello blanco) comparada y reducida ante un marco enorme de fotografías llenas de vida y de colorido en una pared (un detalle brillante y brillantemente diseñado y fotografíado). La asepsia y el orden –impecables en varios sentidos- en la tienda, donde los productos para esa vida feliz -de revista- están al alcance de la mano, si es que podemos dejar la vida insulsa y anodina que en el fondo yace y anhela la otra vida, esa en la que podemos ver los juegos de la NFL con la cerveza en una casa –y familia- que inspira a todo lo bueno y feliz...

La valía emocional del conflicto de Sy justifica de tal modo el tono lúgubre (y poderoso) que va tomando el drama (lleno de suspenso hacia el final, y con un par de giros y de saltos en espacio que pese a ser trillados son enteramente efectivos), que resulta imposible no entender la pregunta final que Sy responde, y comprender que tiene razón. El absurdo de los roles sexuales en su forma de venganza, y el absurdo de la actitud pasiva de una esposa aparecen de modo tan intenso que nos queda a nosotros, como espectadores, el tomar la decisión de valorar los hechos y formar una conclusión. La cinta propone, pero no busca darnos las respuestas, algo que siempre –siempre- se agradece.

Técnicamente, la fotografía de Jeff Cronenweth es increíblemente trabajada, con una limpieza y un tono tan nítido y tan detallado que nuestros ojos son un par de ojos más en esa vida observada de forma obsesiva. El diseño de producción (tan planeado que parece ser natural y no diseñado) es también algo destacable. La música acompaña con tonos tan intensos que su presencia es no sólo algo necesario sino inseparable del resultado visual final que se nos muestra.

Williams ofrece una actuación brutalmente representada, y nos conmueve y convence de que sus razones son justificadas en cierto modo. Después de tonos de drama (hasta oscarizados) y comedia (alguna muy buena y otra muy mala) Williams calla a sus detractores y confirma que es un gran actor, ahora en pleno eje de personajes obsesivos y en el lado de los malos (Insomnia).

¿Las causas para no tratarse de una cinta excelsa? El niño (la verdad es que no convence nada), el padre (tampoco destaca mucho en su papel), algunos errores lógicos (la foto de los amantes la tomo... ¿quién?; no todas son del tipo de fotos que se toman con la mano extendida en un auto-retrato) y quizá una que otra propuesta de voz en off que pudo hacerse más evidente como imagen. Tampoco me gustó mucho el inicio con Sy en la mesa, pues no se refuerza la importancia de esa toma hacia la parte final en la que esperamos las respuestas que tiene que darnos.

Dirige y escribe Mark Romanek, quien prácticamente debuta en largometrajes después de una breve incursión en 1985 con un proyecto independiente. Romanek es reconocido internacionalmente por sus videos musicales, donde ha trabajado para artistas de la talla de R.E.M., Madonna, Nine Inch Nails, Fiona Apple, Beck, Lenny Kravitz, David Bowie o Michael Jackson (sus trabajos tienen Grammys, MTV Awards, Billboard Music Awards, y dos de sus videos -Bedtime Story, de Madonna y closer de Nine Inch Nails- forman parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York), y es famoso también por sus comerciales y spots para Nike, Calvin Klein, Philips o el Cirque Du Soleil.

Enteramente recomendable; una de las mejores actuaciones que se verán en este año.

Los dejo, pues tengo que llevar a revelar unas fotos urgentes, y espero que las tengan impresas hoy mismo...

Comentarios para esta columna que insiste en que no es fotogénica...


Barcelona, Agosto 2002 


Anuncios
Regresar

  Ficha Técnica
One Hour Photo

Título en España Retratos de una Obsesión
Título en México One Hour Photo

País de Producción de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo EUA
Año de Producción de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo 2002

Director de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo Mark Romanek 
Guión de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo Mark Romanek, Connie Nielsen, Michael Vartan
Reparto de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo Robin Williams

Género de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo Drama, Thriller
Estudio de Retratos de una Obsesión / One Hour Photo

Regresar

 
CineNgaños
Fechas de estreno
Fecha de Estreno en EUA 13 Enero 2002
Fecha de Estreno en España 23 Agosto 2002
Fecha de Estreno en México 06 Septiembre 2002

Ultimos Artículos

Regresar
 
[home] [home] [admin]