[home]
...la única columna de cine donde los críticos no estamos amargados
Buscar...

Mudanza!
Estamos en plena mudanza, y tomará tiempo, pero los nuevos contenidos publicados están en www.cinenganos.com.

Este subdominio legacy tiene el archivo "viejo", y en mudanza.

Anuncios


 
Qu entretenido debe estar el cielo con el debut celestial del gran Jack Lemmon!
 
Newsletter
Suscríbete al newsletter sobre las actualizaciones y noticias de este sitio:


Estás en: home » vivencias » El adiós a las leyendas

El adiós a las leyendas
(o los encuentros con la muerte)

Por Luis

Me queda poco tiempo.
Me voy a morir, lo s.
Eventualmente todos lo hacemos alguna vez.
Aunque tambin se puede morir varias veces.
Y uno sabe cuando va a suceder.
De modo,
que se puede aceptar el trance con mayor facilidad.
Es diferente cuando la vida te abandona.
No se est preparado.
Salen a flote los apegos.
Y se afianzan con sus garras
y te araan con sus miedos.
Nadie quiere dejar de existir despus de todo.
Los entiendo.
Pero me estn abriendo las entraas.
y dejando el alma hecha girones.
Y duele. Me duele.

Mucho antes que Russel Crowe fuera el taquillero Gladiador del 2000, otros contendientes haban pisado ya las inmortales arenas romanas en muchas pelculas. Anthony Quinn... el indmito Barrabs.

Mucho antes que Laurence Fisburne, se conviertiera en el enigmtico Morfeo, maestro espiritual de Neo en The Matrix, otros ya se haban consolidado como fantsticos guas filosficos, conduciendo a sus discpulos al encuentro con ellos mismos. Alec Guiness... el inmortal Obi Wan.

Y mucho antes que Jim Carrey, tratara de reinventar las comedias irreverentes con poca o ninguna gracia, ya otros haban cosechado las carcajadas en las oscuras salas cinematogrficas. Walter Matthau y Jack Lemmon, los perpetuos galanes.

Pero as como los vasos se llenan, tambin algn da se tienen que vaciar. Y qu horrible costumbre sta, del ser humano, la de fallecer. Tarde o temprano todos lo haremos, pero qu solo se siente de repente el mundo cuando sentimos que se muere una leyenda.

Encontrarse con la muerte dista mucho de ser un educativo encuentro con Joe Black. Encarar a la Parca es, para su vctima, un acto inevitable, pero para aquellos que nos quedamos aqu, el adis suele dejar un espeso aroma a soledad.

Cambiando un poco el tema (lo retomar mas adelante); en las calles de la colonia Condesa, en la Ciudad de Mxico, se levanta un cine, hoy abandonado, conocido primeramente como el Lido y posteriormente como Bella Epoca. En l, cada da se proyectaba una pelcula distinta; no eran cintas de estreno, en lo absoluto !, se trataban ms bien de clsicos del cine, obras que dejaron marca en la vereda del sptimo arte.

Fue all donde pude apreciar en pantalla grande, el humor negro de El Bueno, el Malo y el Feo y el impresionante desenlace de la hoy resucitada El Planeta de los Simios; tambin ah aprend que las grandes narraciones picas del cine no nacieron ayer, sino hace muchsimo tiempo, con cintas como Jasn y los Argonautas, Barrabs, El Libro de las Tierras Vrgenes o Simbad; fue ah mismo que me emocion con el 007, entonces personificado por un joven Sean Connery; y tambin re, me enamor y llor con el inolvidable Charles Chaplin en sus clsicos El gran Dictador, Luces de la Ciudady Candilejas.

Retomemos ahora el tema de la muerte y el adis; sabemos que el Cine Bella Epoca ha llegado a su fin; pereci ante la devastadora entrada de las grandes cadenas de proyeccin cinematogrfica en nuestro pas; y no pretendo en absoluto demeritar el esfuerzo titnico de stas por darnos mejores salas y un servicio ms eficiente. Simplemente, se cumpli un ciclo y el Bella Epoca ser seguramente demolido algn da en lo cercano, tal como el Cinema Paradiso en la inolvidable cinta homnima italiana.

Mi padre, quien me presentara esa sala y sembrara en m la pasin por el cine, tambin dej este mundo hace ya varios aos. Anthony Quinn, Alec Guiness y Walter Matthau lo hicieron hace apenas unos meses. Jack Lemmon, la semana pasada.

Seguramente se preguntarn por qu tanta charla necrolgica. Bueno, tal vez porque a lo largo de nuestra vida, tendremos que lidiar con ella varias veces y afrontar de una u otra manera, los sentimientos que pueda provocarnos; sin embargo he llegado a una conclusin. Las personas, la carne... se muere. Las leyendas sobreviven.

Qu suerte la de los actores!, la de quedar esculpidos en el celuloide. Mientras estn ah, seguirn vivos; pero saben, creo que sucede lo mismo con nosotros. Todos tenemos dentro de nuestra cabeza, un hermoso proyector y una cineteca enorme, y all, cuando un familiar o amigo se nos va, seguramente dejan algn trocito de cinta, que siempre ser recordado. De ese modo podemos verlo...bastar con arrancar la moviola de nuestra memoria, cerrar los ojos del mismo modo que se apagan las luces en la sala y esperar que la imagen sea proyectada con nitidez. Tambin nosotros podemos inmortalizar a nuestros actores.

Yo s que algn da llevar a mis hijos a alguna videoteca y les ensear probablemente a un idealista Tom Cruise en Jerry Maguire, o a un testarudo Coronel ciego en Perfume de Mujer. Y tambin s que algn da, al igual que todos nosotros, yo tambin pasar a formar parte de alguna cineteca.

Pero esperemos mi querido lector, que para ello falten muchos, muchos aos; mientras tanto sigamos con-viviendo, sigamos yendo al cine y disfrutando la magia de aquellos que an viven y tambin de aquellos que se han ido Existe acaso un mejor tributo, que verlos en pantalla una vez ms?... Sigamos disfrutando del sptimo arte, porque no importa donde estn, sino que nos hagan pasar un buen rato juntos una vez ms y podamos exclamar al salir Qu buena pelcula!... Esa es, la magia del cine.

Qu entretenido debe estar el cielo con el debut celestial del gran Jack Lemmon!

Dejo por esta ocasin esta columna, hoy melanclica y reflexiva, dejndoles una frase del clsico La Sociedad de los Poetas Muertos: Carpe Diem, Carpe Diem... (Aprovechen el da).


In Memoriam
Armando Ramrez (1951-2001)

Galería Galería

Lanzar imagen en grande     Lanzar imagen en grande



Ciudad de México, Julio 2001 

 Anuncios
Regresar

 
El adiós a las leyendas

Estrenos

Preestrenos

Carteles

Otros Artículos

Regresar
 
[home] [home] [home][admin]