[home]
...la única columna de cine donde los críticos no estamos amargados
Buscar...

Mudanza!
Estamos en plena mudanza, y tomará tiempo, pero los nuevos contenidos publicados están en www.cinenganos.com.

Este subdominio legacy tiene el archivo "viejo", y en mudanza.

Anuncios


 
...Cunto tiempo, amor y pasin estn dispuestos a invertir en la pelcula de su vida?
 
Newsletter
Suscríbete al newsletter sobre las actualizaciones y noticias de este sitio:


Estás en: home » vivencias » La Boda de la Princesa y el Escudero

La Boda de la Princesa y el Escudero

Por Luis

Hace algunos aos, cuando Alejandro, mi homlogo en este sitio, trabajaba brillantemente para AT&T (antes de irse a Barcelona a estudiar su Doctorado; espero que no acabe como John Nash) solamos salir ocasionalmente los viernes al cine. Si el humor lo ameritaba y las carteras tambin, podamos proseguir la velada en un restaurante, un bar o seguirnos de farra.

Viviendo an nuestra despreocupada soltera, habamos salido a celebrar un no-cumpleaos ms; en esa ocasin, un compaero ms pregunt si se nos poda unir. Llammosle el Seor X y como un dato extra les dir que tena pocos meses de casado. Su esposa haba salido con sus amigas y por ese motivo l nos haba preguntado si poda acompaarnos esa noche.

La ocasin amerit un sitio caro; corri todo lo que debe correr en una juerga de hombres en uno de esos bares estilo museo, donde uno puede ver pero no tocar (estoy hablando de chicas obviamente) y las tarjetas de crdito por supuesto tuvieron que amortiguar los golpes. A eso de las tres y media de la maana, el Seor X nos coment que su esposa estara por llegar y que era mejor retirarse. Alejandro y yo fumos a cenar ( o ya era desayuno ?) unos tacos al siempreabierto Charco de las Ranas. Una vez ah comenzamos a platicar.


- Oye Alex le dije T crees que sea normal que uno est casado, tu esposa se vaya con sus amigas que buscan ligue, mientras tu te vas de farra con los tuyos a un lugar como el de hoy ?

Me mir y dijo escuetamente ( tpico en l ):

- A mi parecer slo hay dos caminos: Es una pareja muy liberal y no les afecta este tipo de situaciones o simplemente no eran el uno para el otro y por tanto necesitan y aceptan estos comportamientos. Pero si la pregunta es, si pienso que est bien?, debo decir definitivamente que no lo creo as; al menos yo no podra hacerlo.

- Menos mal. Cre, para no perder la costumbre, que yo iba a ser el raro de la pelcula - le contest. -

Hablando de novias agregu:

- Me creeras que cuando he tenido una novia, jams me he ido de farra a uno de estos sitios? - le pregunt esperando una mirada por parte de Alejandro que me tildara de mojigato.

Sonri. Y slo agreg Yo tampoco

Comprend entonces que yo no era tan raro como pensaba y que la escala de valores inculcada por mi tradicionalista familia no estaba mal cimentada o pasada de moda.

Ya un poco ms en confianza con mi manera de ser y sentir, le dije:

- Cuando yo me case debe ser porque Ella llene todo. No importa si mi boda no tiene 500 invitados y globos de colores. Slo quiero una mujer que me haga sentir en mi hogar cuando me abrace y saber que no necesito nada ms a su lado. No digo que ser la relacin ideal ni la mujer perfecta. Eso no existe. Pero al casarme debo hacerle entender que no le prometo una existencia maravillosa y sin problemas; por el contrario, habr muchas dificultades, quiz tiempos difciles y das en que no queramos vernos siquiera. Pero hay algo que si puedo prometerle: No voy a rendirme mientras estemos juntos; y da a da tratar de resolver las situaciones para bien de los dos y creo que lo ms importante sera que puede confiar en m tanto como yo en ella. Creo que ese podra ser mi concepto del Matrimonio.

Mi amigo segua sonriendo. Creo que ambos hemos sido siempre algo idealistas; l slo coment:

- Creo que algo muy parecido se dice cuando se comprometen en el Altar; es slo que las parejas lo toman como trmite y no como un compromiso real.

- Pues deberan hacerlo - repliqu - Deberan estar plenamente conscientes de lo que dicen...

Alex pidi la cuenta y aadi:

- Por eso sigues soltero.

Me dej en la puerta de mi casa. Entr, me lav; me despoj del pestilente traje, me met en la cama y me puse a leer, record algunas de mis novias y mi soltera a los 28. Pens en la asquerosa maana de cruda que se avecinaba y si el futuro realmente me traera a esa mujer de mis sueos...

Dos aos ms tarde esa mujer vive conmigo y soy feliz. Inmensamente feliz.

Casarse amigos mos es diferente a cualquier cosa que hayan hecho. Si han visto The Wedding Singer o My Best Friend's Wedding y pensaron que todo aquel mundo lleno de compromisos, requisitos, gastos, percances, imprevistos y situaciones inesperadas eran nicamente escenas en la mente de un desquiciado guionista, djenme decirles que las pelculas nos son nada en comparacin a la vida real.

Su vida cambia y transcurre en un suspiro desde aquella noche en que entregan el anillo hasta que se encuentran de pie frente al altar con una cuenta bancaria vaca, preguntndose a dnde se fue el dinero y todos los meses de planeacin.

Les contar brevemente el guin de mi pequea cinta. Yo entregu el anillo en un restaurante con muchos monitores ( creo que mi pasin por ver las cosas en una pantalla ha ido demasiado lejos ). Mi intencin era que el mesero colocara el anillo sobre uno de los postres del lugar y que cuando ste llegara a nuestra mesa, apareciera la peticin en la pantalla que estaba justo encima de nosotros.

Todo sali muy bien... excepto que el mesero coloc el anuncio en todas las pantallas del lugar! Esto caus un enorme alboroto y toda la gente congregada comenz a aplaudir y a gritar, mientras la Princesa Bec lloraba y lloraba. (Espero que de alegra, por supuesto).

Los preparativos para la boda parecen sencillos; al menos as lo pensaba; despus de todo era un trabajo que hasta Jennifer Lpez pudo hacer en The Wedding Planner; error. La vida real no es como yo la pensaba, ni como Jennifer la pinta.

Los das pasan y cuando la fecha es inminente uno se da cuenta de la cantidad tremenda de detalles que hacen falta. Steve Martin fue un muy buen padre al financiar la boda de su hija en Father of the Bride, pero en la vida real, Steve Martin no es el padre de mi novia y fumos nosotros, con una poca de ayuda quienes tuvimos que resolver el pequeo-enorme problema econmico de la boda. Pero si Jerry Maguire sin tener dinero por qu nosotros no?

Cuando tenemos un evento, siempre sucede que, por maldicin gitana o conspiracin de los astros, el da y las horas se achican. El da de la boda, despus de las compras de ltima hora, llegu a mi departamento fuera de lo programado. Me ba lo ms rpido que pude y me enfund en mi traje de etiqueta; ojal pudiera decirles que me vea como Tom Cruise, pero debo decir que un smil con Billy Cristal sera ms acertado. Vestido as tuve que ir al banco. Debi parecer Tarantinesco cuando entr en ste, vestido de etiqueta, a formarme un viernes de quincena.

Al rayar la tarde, aprovechando el ocaso, nos tomaron el estudio fotogrfico en el Lago de Chapultepec; como el fotgrafo termin antes de lo planeado, hubo tiempo de ir a McDonalds a paladear una hamburguesa. Cosa que a m, un fan de la BigMac, me pareca lo ms natural, pero a los comensales que nos miraban sorprendidos, creo que no. Adems de stas, otras cosas sucedieron, como que el flamante auto plateado que nos prestaron para llegar y retirarnos de la boda tuviera problemas de encendido o que el cabello de la Princesa Bec se enredara en el lazo al momento de la Misa.

Las situaciones inesperadas en das especiales son las que hacen que logremos recordar en medio de sonrisas los cuadros de nuestra vida. Adems de estas escenas que recordamos entre risas, tambin hay otras que se graban en nuestra alma y esas son los emotivas.

Recuerdo a mi familia reir y llorar de felicidad; recuerdo a mi amigo Alejandro, que viaj miles de kilmetros para acompaarnos; recuerdo su discurso al entregarnos una moneda de 2 Euros y decirme que era un smbolo de unin; recuerdo haber conocido a su musa quien tantas reseas de Cinengaos le inspir (Play it again Sam); recuerdo mis sueos y cmo la realidad los super; pero sobre todo recuerdo a la radiante Bec, siempre a Bec.

Nuestra Luna de miel fue esplndida... S, por esos detalles que es fcil imaginarse y por aquellos que an yo ni siquiera so. Fuimos al paradisiaco Pacfico mexicano, a la bella Ixtapa, con unos de esos paquetes "Pguenos absolutamente todo ahora y divirtase sanamente despus".

Regresamos justo un da antes de la Entrega de los Oscares. (Les juro que no tuve nada que ver). La noche de las estatuillas doradas recibimos aqu la primera visita oficial de nuestra casa: Don Alejandro Cinengaos.

Vimos acompaados de un Absolut la premiacin y sus resultados; los das subsecuentes nos vimos algunas veces ms; fumos a ver La Comunidad del Anillo para presenciar el trailer de Las Dos Torres y le entregu su regalo de cumpleaos, la nueva novela de Stephen King y una recopilacin de cuentos en homenaje a Tolkien.

En todos esos da hablamos de pelculas, de nuestras familias, de las expectativas de l para quedarse a residir en Espaa o volver a Mxico y de la nueva vida que Bec y yo comenzbamos. Hablamos simplemente de lo que hablan dos amigos, hasta el da que fui a su casa a despedirme y esperar que el futuro nos volviera a reunir pronto, de uno u otro lado del inmenso mar.

Ninguno de nosotros saba con certeza lo que la vida nos deparaba. Tal vez nadie en el mundo lo sepa, pues la realidad es ms sorprendente que cualquier guin y las escenas vivas son siempre ms intensas que las filmadas. Sin embargo de algo estoy seguro: Mientras se acte con buena voluntad y se deje la piel y el alma en lo que se hace, el destino nos sonreir. A veces las cosas parecen no salir bien, pero son slo cuadros preparados por el Gran Director, para sorprendernos un poco ms adelante.

El da que conoc a Bec no saba que detrs de sus ojos estaba mi alegra. Hoy no podra entender mi vida sin su mirar. Cuando la v por primera vez en una entrevista tmida, no me imagin que habra un da en que la sangre no fuera lo nico necesario en mis venas, pues necesitara desesperadamente de su alegra para hacer latir mi corazn. Para ustedes, mi pequea Bec podra ser una nia bonita igual a otras, pero para m, ella es mi maestra de la bondad y del amor, la razn por la cual el universo existe y el modo dulce que tengo de escuchar la voz de Dios. En mi reino, yo soy slo un escudero, ella la Princesa; yo soy el polvo, ella mi Castillo; yo soy la puerta, ella la libertad.

La vida es increble; pero no est dispuesta a regalarnos nada. Todo lo intercambia. Lo bueno. Lo malo. Todo, absolutamente todo. La vida nos paga slo lo que le entreguemos. Spielberg y los grandes directores invierten mucho dinero en sus cintas...y lo recuperan con creces. Pero a fin de cuentas, el dinero es slo metal, no hay en l ninguna emocin, no hay deseo, no hay ilusin.

Pero ustedes...Cunto tiempo, amor y pasin estn dispuestos a invertir en la pelcula de su vida?

Galería Galería

Lanzar imagen en grande     Lanzar imagen en grande     Lanzar imagen en grande



Ciudad de México, Mayo 2002 

 Anuncios
Regresar

 
La Boda de la Princesa y el Escudero

Estrenos

Preestrenos

Carteles

Otros Artículos

Regresar
 
[home] [home] [home][admin]